como saber que tan atractivo hombre sexylittleideas
o Persiguiendo a la Puchita


Los hombres, a lo largo de la historia, han sido generalmente sencillos en su definición de las mujeres atractivas. Y aunque los detalles pueden haber evolucionado un poco, casi siempre se ha reducido a alguna combinación de cara + cuerpaso + nada.

Las mujeres, por otro lado, son bien conocidas por ser mucho menos directas en su definición de los hombres atractivos. Un hombre puede ser demasiado musculoso o demasiado bonito o demasiado agradable. Un hombre perfectamente hermoso puede abrir la boca y de alguna manera arruinar las cosas. Los hombres bajitos estadísticamente tienen más sexo que los hombres altos. Algo tan nebuloso como un sentido de humor puede provocar una respuesta sexual. Inexplicablemente, muchos políticos viejitos todavía están en las listas de Cosas que Hacer Antes de Morir de millones de mujeres. Y todos hemos visto ese pequeño hombre calvo y feo con la panza y el montón de actitud que consigue mucho más nalguita que cualquiera de nosotros.

Pero hay una forma de determinar objetivamente que tan atractivo un hombre realmente es (para las mujeres) por medir un factor y uno solo. Hay una actitud que se puede observar de manera objetiva y examinar de manera explícita. Ese factor puede mostrar y decirnos de una vez que tan atractivo ese hombre realmente es a un gran porcentaje de las mujeres.

Se puede saber que tan atractivo un hombre realmente es por medir que tan harto es de la puchita.

‘Atractivo’ en este contexto no se refiere sólo a la apariencia física. Se refiere a una confluencia de cualidades – habilidades sociales, la alfa-dad, el dinero, el poder, la confianza, el humor, la cara, el cuerpo – que las mujeres encuentran atractivo.

‘Harto’ en este contexto no se refiere a un estado permanente de despreciar. Se refiere a una confluencia de circunstancias en las que una persona reciba suficiente de una cosa que aunque él/ella todavía puede disfrutar de esa cosa, no está constantemente persiguiendola.

Esta observación funciona en un grado mucho menor para evaluar que tan atractivo es una mujer: porque todas las chicas pueden conseguir la mayoria de las vergas la mayoria del tiempo. (Esto significa que todas las mujeres – grandes o pequeñas, ricas o pobres, jóvenes o viejitas – prácticamente siempre andan en un estado de hartas de vergas.)

Pero la mayoría de los hombres no pueden.

La mayoría de los hombres tienen que trabajar duro por su puchita, y la valoran, la aprecian, y la atesoran.

Pero el hombre atractivo no.

Debido a que es un simple hecho de la naturaleza que entre más te dan de algo, menos motivado estarás a perseguirlo. Así que entre más atractivo realmente es un hombre, más puchita va a caer en su manos, y por lo tanto, menos motivado estará a perseguirla.

Piensa en eso la próxima vez que ves a ese hombre hermoso, perfecto, sociable – metafóricamente de rodillas rogando para que esa chica se regresa a casa con él. A lo mejor el no es esencialmente tan atractivo después de todo.

Piensalo la próxima vez que tu amigo con los cuadritos esculpidos y el cabello de oro está corriendo por todas partes persiguiendo otra falda. Tiene que haber algo, y no sé que es, pero te garantizo que hay algo en él que las mujeres simplemente no encuentran tan atractivo.

Piensa en la cantidad de tiempo que tu gastas persiguiendo a la puchita.