orinar despues sexo sexylittleideas
o La Manguera Fugitivo


Dicen que cuando una chica viene a tu casa para tomar algo y de repente ella se excusa para usar el baño, ahi es cuando sabes que estás dentro.

Las chicas orinan antes de tener sexo. Los chicos no deben de. He aquí por qué.

Siempre he postulado que las niñas tienen mejor sexo que los chicos. Ellas básicamente controlan toda la interacción. Ellas por lo general tienen la última palabra en el consentimiento. Múltiples orgasmos. ¿Y qué chico puede con solo quitarse el vestido o poner tu mano en su pecho, en un instante inequívoco, volverte completamente loca?

Pero eso es un tema para otro artículo.

Otra razón por la que las niñas tienen mejor sexo que los chicos es lo que está pasando en sus cabezas mientras ellas lo están haciendo, a diferencia de lo que está pasando en nuestras cabezas.

Las niñas pueden pensar en lo que quieran. Su experiencia sexual entera se puede centrar en su placer, sintiendo cada centimetro de su cuerpo, nadando de su sexualidad, inhalando sus más salvajes fantasías sexuales.

Los chicos tenemos que básicamente sólo pensar en nuestras abuelas.

Las niñas pueden orientar toda su experiencia hacia el placer creciente que se sienten, saboreandolo y bañadose en ello y permitiendo que su clímax se acumula poco a poco en su interior. Las niñas pueden pasar cada segundo del sexo tratando de hacerse terminar. Los chicos pasan cada segundo del sexo tratando de hacerse no terminar.

Y ahi es donde el orinar después de tener sexo entra en juego. Conocido (de ahora en adelante) como el arma secreta del hombre, esperar hasta después del sexo para orinar te puede dar esa ligera ventaja adicional de incomodidad que te puede ayudar a evitar terminar hasta que ella esté completamente satisfecha.

Cuando el se siente a punto de llegar al punto de no retorno, el astuto pos-sexo-orinador puede centrarse en ese puntito de dolor en su vejiga para echarse atrás y bajar de la cornisa y de vuelta a su lugar seguro. Una vejiga llena combinada con una abuela especialmente arrugada puede ser justo la clave para ayudar a un hombre a capear la tormenta de su clímax hasta que su mujer está completamente y exhaustivamente agotada.

En ese momento, dado el visto bueno de ella, el puede al instante y con cero esfuerzo desatar todos los demonios del infierno, y luego precipitarse rápidamente al baño.

–En dónde el experimentará el beneficio secundario de orinar después del sexo: una excusa socialmente aceptable para sentarse al orinar.

Sentarse al orinar es uno de los más maravillosos sentimientos en el mundo. Ya no tener que combinar el equilibrio, el tiro con arco, y la micción, la belleza de simplemente colapsar en el asiento y permitir que las aguas de la inundación se liberan como una manguera fugitivo es un placer que casi rivaliza con el sentimiento dominante de poder parar de pie y hacer pipi en cualquier cosa, en cualquier lado.

Porque todo el mundo sabe que no se puede hacer pipi parado de pie después del sexo.