matapayasos devolviendo abuso sexylittleideas
o Devolviendo el Abuso


Creo que la mayoría de mis lectores son personas inteligentes, de buen gusto, saludables, y amorosas. Personas que ya están plenamente conscientes de que cuando me refiero al sexo, estoy hablando de un baile normal y natural de la vida que sólo debe realizarse con el consentimiento mutuo entusiasta y con honestidad cruda.

No creo que nosotros (los escritores o los escritores de sexo para ser específico) deberiamos tener que dirigir todo lo que decimos (o todo lo que decimos sobre el sexo) al elemento más bajo de los violadores y abusadores o al elemento más frágil de las violadas y abusadas. Sí, esas cosas pasan, y sí, son tristes. Pero yo creo que la humanidad en su conjunto quiere ser mejor que su tragedia y, en general, es de hecho mejor.

Creo que la mayoría de nosotros probablemente hemos sido abusados físicamente o emocionalmente de alguna manera en algún momento de nuestras vidas y estamos haciendo todo lo imposible por superarlo. El ciclo de abuso-recuperación-crecimiento puede incluso ser parte de la condición humana.

Pero no creo que la censura para los sensibles es la respuesta adecuada a ese ciclo.

La censura es la manera en que los sensibles devuelven el abuso al mundo en lugar de recuperarse.

Consentir al elemento más bajo sólo arrastra a todo el mundo hacia abajo. Me molesta cuando la gente sensible exige un bajamiento universal de la voz con el fin de hacer que todos se denigran ante su sensibilidad. ¿En serio, eres sensible? Pues ¡qué pinche pena! Porque yo no voy a pagar el precio sólo porque tu eres más sensible. Yo no soy más sensible y ve lo feliz que estoy ahora mismo. Tal vez deberías ser menos sensible y luego te sentirás menos malo.

Si tienes una herida que todavía está dolido, es necesario curarlo dedicando tiempo y energía en un ambiente seguro donde las actividades de humanas sanas y normales no pueden entrar y joder con tu mente. Pero es injusto insistir en que todo el mundo se enferma como tú.

No se puede esperar que el mundo se pone de puntillas a tu alrededor sólo a causa de algo que tu te niegas a superar. Es como la gente gorda exigiendo que hagamos puertas más grandes o las personas con miedos irracionales exigiendo que matemos a los payasos.

Como Jed Bartlet, Presidente de ficción en The West Wing, le gustaba decir, “No es nuestro trabajo apelar al mínimo común denominador, Doug – es nuestro trabajo elevarlo.”